Accede al área de abonados
Seleccionar centro GO fit

Relacionarte con el estrés desde la práctica de Mindfulness

9 formas con las que regular tu estrés con Mindfulness

  • 6
  • NOV

Aprende a controlar el estrés

Mindfulness para controlar el estrés

Probablemente hayas escuchado que la práctica de Mindfulness ayuda a reducir el estrés. Pero, ¿cómo te ayuda realmente a hacer eso?

La creciente evidencia científica de varias Universidades, incluidos los centros especializados en la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts en Estados Unidos y la Universidad de Oxford en el Reino Unido, sugiere fuertemente que la práctica continuada de Mindfulness construye suavemente una fuerza interior, de modo que los factores de estrés futuros tengan menos impacto en nuestra felicidad y bienestar físico.

 

Estas son las formas en que una práctica consistente de Mindfulness puede ayudarte a regular el estrés:

Aumento de la presencia y la conciencia de tus pensamientos. Es el punto de partida para poder tomar distancia y no sobreidentificarte con los pensamientos. Esto te permite poder responder al estrés con estrategias que conduzcan a una mayor salud y bienestar.

Reducción de la reactividad. Creas espacio mental que te permite hacer una pausa y responder con tu "mente sabia" en vez de reaccionar arrastrado por pensamientos o emociones.

Activación del modo mental ‘ser’. Este modo mental está asociado con la relajación y desactiva el modo mental ‘hacer’, que está relacionado con la acción y la respuesta al estrés.

Mayor conciencia y sensibilidad a las necesidades de tu cuerpo. Desarrollo de la interocepción, la capacidad de percibir el estado interno del organismo. Esto te ayuda a sentir molestias y dolores en el momento en el que surgen, lo que te posibilita para tomar medidas adecuadas y prevenir posibles enfermedades y mantener la homeóstasis o equilibrio del cuerpo.

Mayor conciencia de las emociones de los demás. A medida que aumenta tu inteligencia emocional, es menos probable que entres en conflicto.

Aumento del nivel de cuidado y compasión por uno mismo y los demás. El cultivo de una mente compasiva calma e inhibe tu respuesta al estrés.

Reducción de la actividad de la amígdala. La amígdala es una parte del cerebro fundamental en la activación de la respuesta al estrés. La práctica de Mindfulness ha mostrado una reducción de su tamaño y de su actividad, lo que se traduce en una reducción del nivel y la intensidad de la respuesta de estrés.

Mayor capacidad de concentración. Hacer tu trabajo de manera más eficiente provoca una mayor sensación de bienestar y esto reduce la respuesta al estrés. Esto hace más probable que entres en la denominada ‘zona’ o ‘flujo’.

Cambio de percepción y actitud hacia el estrés. En lugar de simplemente ver las consecuencias negativas de sentirse estresado, la práctica de Mindfulness te ofrece el espacio para detenerte, observar y cambiar la percepción del estrés en sí. Observar cómo el aumento de la presión te puede ayudar a energizarte tiene un efecto positivo en tu cuerpo y mente. 

Publicado por:

Error

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Más información

Seleccione sus cookies.

ACEPTAR COOKIES CONFIGURAR