Accede al área de abonados
Seleccionar centro GO fit

Practica Mindfulness en familia

Las claves para empezar a meditar en familia

  • 7
  • SEP

Meditar con tus hijos, también pueden ser un plan perfecto para el día.

Los beneficios que tiene en ti también los tendrá en ellos.

¿Qué podría traer la meditación familiar a su vida? Se ha demostrado científicamente que la práctica regular de Mindfulness reduce la ansiedad, aumenta la empatía y promueve la felicidad y el bienestar en personas de todas las edades y poblaciones. La meditación con niños puede parecer una perspectiva estresante, pero hecha de una cierta manera puede ser apta para los niños.

 

Los padres deben predicar con el ejemplo.

 

Antes de comenzar a enseñar a tus hijos a meditar, es mejor que te vean a ti haciéndolo primero. Los niños son muy impresionables y tienden a modelar el comportamiento que ven de sus padres. A medida que te vean cambiar para mejor, naturalmente se sentirán atraídos por la meditación porque querrán obtener los mismos beneficios para ellos.

Si comienzas a practicar la meditación en casa e introduces esta actividad de una manera tranquila, será más probable que tus hijos quieran imitarte y dediquen tiempo a la meditación familiar. De este modo también puedes abordar cualquier inquietud o disipar cualquier concepto erróneo que puedan tener tus hijos sobre la meditación. En resumen, es mejor si el líder madre/ padre ya está muy familiarizado con las técnicas antes de enseñarlas a sus hijos.

 

Comienza con sesiones breves y simples. 

 

Los niños no tienen la misma capacidad de atención que los adultos, por lo que es mejor comenzar con sesiones sencillas y breves de meditación familiar. Asegúrate de brindarles a tus hijos instrucciones claras y concretas y ve paso a paso para que puedan seguir fácilmente las actividades. Si tu hijo tiene dificultades para sentarse quieto, puedes hacer meditaciones en movimiento y con juegos.

Cuando se trata de la duración de la meditación familiar, puedes comenzar con cinco minutos, especialmente si tienes niños más pequeños. Si tienes hijos mayores o que suelen tener una mayor capacidad de atención, puedes alargar las sesiones. Eventualmente, puedes extender hasta 15 minutos una vez que se acostumbren a los ejercicios. Los niños menores de 6 o 7 años ya pasan gran parte de su tiempo en un estado alterado de asombro y deleite. En lugar de enseñarles cómo meditar de alguna manera formal, únete a ellos donde estén tanto como puedas. Pon tu atención en los pequeños detalles de lo que estén haciendo y anímalos a observar sin interpretación. Por ejemplo, puedes coger una hoja de un árbol y examinarla de cerca con ellos, observar las hormigas en el suelo o contemplar juntos las estrellas por la noche.

También puedes convertir la meditación en un juego o usar imágenes para involucrar su imaginación. Si los niños mayores muestran interés en su meditación, no dudes en introducir prácticas formales como seguir la respiración o recitar un mantra, pero mantenlas ligeras y divertidas tanto como sea posible, y deja que los niños hagan las prácticas cuando sientan que quieren hacerlo, no de acuerdo con alguna estructura o fecha límite predeterminada. La meditación realmente tendrá un gran impacto en tus hijos, haciendo que sean más tranquilos, felices y amorosos, y menos reactivos.

 

Ofrece variedad de actividades.

 

La meditación Mindfulness no se trata solo de observar la respiración y el cuerpo, hay muchas otras actividades que puedes utilizar para atraer la atención de tus hijos. Por ejemplo, puedes utilizar los diferentes sentidos: observar la llama de una vela, escuchar el sonido de una campana, utilizar algún tipo de alimento para observar el tacto y el gusto, o puedes hacerlo también fuera de casa caminando o flotando en el agua si tienes piscina.

También puedes practicar técnicas específicas en las que, por ejemplo, practiquen abrir sus corazones y enviar y recibir amor unos a otros. Si los miembros de tu familia están dispuestos, puedes incorporar prácticas meditativas en vuestra rutina habitual. Por ejemplo, podéis sentaros juntos en silencio unos momentos antes del desayuno o de la cena, o reflexionar antes de acostarse sobre las cosas buenas que sucedieron durante el día.

 

Hazles ver cómo pueden usar la meditación en su vida cotidiana.

 

Por último, pero no menos importante, no olvides mostrarles cómo se pueden aplicar estas habilidades de meditación en su vida diaria. Por ejemplo, decirles que si se sienten enfadados, pueden hacer una o varias respiraciones conscientes para no reaccionar con rabia, o emular posturas de meditación que pueden ayudarles a sentirse más seguros cuando se sienten ansiosos. Puedes también recordarles que la meditación Mindfulness también hará que sean más observadores de su entorno y noten cosas que antes no percibían.

 

Los beneficios de la meditación familiar. 

 

La meditación Mindfulness tiene que ver con la toma de conciencia de lo que sucede momento a momento. Esto puede ocurrir en el cuerpo observando la respiración, las sensaciones y las emociones, en la mente observando los pensamientos y observando tu entorno, sin reaccionar emocional ni cognitivamente y sin emitir juicios. Con los adultos, la meditación Mindfulness se ha utilizado principalmente como tratamiento para problemas relacionados con el estrés, así como problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad.

 

Por lo que se refiere a los niños, este tipo de meditación les ayuda a cómo prestar atención a su entorno, a mejorar su memoria y a desarrollar un concepto positivo de sí mismos, especialmente en la sociedad de hoy en día en la que están expuestos a una enorme cantidad de información proveniente de la televisión, internet y las diferentes redes sociales. Meditar en familia es una manera maravillosa de enseñarles a los niños maneras naturales de cómo enfrentar los desafíos de la vida. Luego, ellos llevarán estas habilidades con ellos y las podrán desarrollar y poner en práctica a medida que crezcan. Esto podría protegerlos de desarrollar problemas emocionales e interpersonales, que podrían convertirse en problemas de salud mental en el futuro. La meditación ayuda a establecer vínculos más íntimos en una familia. Cuando los miembros de una familia se sientan juntos en silencio, aunque sea por unos minutos, se sintonizan naturalmente con un nivel más profundo del ser, donde las diferencias y los conflictos no parecen tan importantes. 

Publicado por:

Error

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Más información

ACEPTAR COOKIES RECHAZAR COOKIES