Accede al área de abonados
Seleccionar centro GO fit

Controla el estrés con Mindfulness, y disfruta de tus vacaciones

Cómo manejar la ansiedad y el estrés en verano gracias a la práctica del Mindfulness

  • 21
  • JUL

Aprende a disfrutar de tus vacaciones.

11 claves que te harán aprovechar más aún, estas vacaciones.

Mantenerte atento y centrado en el presente puede ayudarte a disfrutar de las vacaciones (y de la vida cotidiana). Con la práctica de Mindfulness puedes prestar atención plena a tus sentimientos y actividades, y de ese modo puedes disminuir la ansiedad y el estrés.

La atención plena puede incorporarse a tu vida de varias maneras. La mayoría son bastante simples y solo lleva un poco de tiempo acostumbrarse. Inicialmente puede parecer que te estás perdiendo o no estás haciendo las cosas, pero en realidad es todo lo contrario. La atención plena puede restaurar el placer de los momentos ordinarios y extraordinarios de la vida. Prueba estas vacaciones una o dos de estas ideas y observa cómo funcionan:

 

1. Haz menos. Puede que seas de los que piensen que las vacaciones son el momento para hacer todo lo que tienes pendiente por hacer. Las vacaciones pueden ser estresantes si llenas la agenda con compromisos adicionales. En lugar de tratar de descubrir cómo encajar los horarios para hacer más cosas cada día, la propuesta es intentar hacer menos: menos compras, menos cocina, menos viajes, menos comidas/cenas... Renunciar a algunas de las cosas de las vacaciones que te agotan y te estresan te permite disfrutar más de lo que te queda. De este modo puedes estar menos ocupado y más presente.

 

2. Simplifica. Las dos principales fuentes de estrés de las vacaciones son el tiempo y el dinero. Puede ser difícil resistir la tentación de los miles de millones de correos electrónicos que te prometen ‘la mejor oferta de la temporada todas las mañanas’, y puedes sentirte mal si no puedes darles a tus hijos algo que realmente quieren o si no puedes hacer todas las cosas de vacaciones… Así que la invitación es encontrar algunas formas en que puedas simplificar.

 

3. Disfruta del proceso, no solo del resultado. Quiero ir a muchos sitios este verano… tengo marcadas muchas actividades en mi ‘To do list’… Pero quizás esa no sea la forma de disfrutar las vacaciones. Trata de reducir la velocidad y saborear el proceso de hacer las cosas en vez de centrarte solamente en el resultado. Permítete dedicar tiempo al disfrute de hacer cosas con tu pareja y tus hijos sin pensar en cómo terminará eso que estás haciendo. No hagas las cosas solo por ver el ‘producto terminado’, sino por disfrutar de ese tiempo, construir recuerdos y crear conexiones emocionales. Lo mismo sirve para lo que haces cuando estás solo.

 

4. Aléjate del móvil. Seguramente, como la mayor parte de las personas amas tu móvil y te resulta difícil guardarlo. No te propongo una pausa de un día, sino que lo dejes en un cajón durante una hora. Comprobarás que el mundo no se termina si no respondes a cada whatsapp o correo electrónico de inmediato. Son una continua distracción y hacen que sea casi imposible ser verdaderamente consciente y estar plenamente presente en lo que estás haciendo. Si te sientes bien haciéndolo durante una hora, puedes probar a hacerlo durante más tiempo, a ver qué sucede.

 

5. Aprovecha la oportunidad de conectarte realmente con los demás. La atención plena te permite conectarte profundamente con tus amigos y familiares. Cuando les prestas toda tu atención, escuchas con interés y participas como si realmente quisieras estar con ellos. De ese modo ellos compartirán más, sonreirán más y te permitirán conocerlos realmente.

 

6. Pasa tiempo a solas. Pienso en pasar tiempo solo como una oportunidad para conectarte contigo mismo. El tiempo a solas es la forma más fácil de prestar atención a tus sentimientos y tus necesidades físicas y emocionales. Si no te sientes cómodo estando solo, puedes comenzar con cinco minutos y continuar luego hasta 20 o 30 minutos. De hecho, puedes incluso descubrir que eres una persona genial con la que estar. 

 

7. Prueba algo nuevo. Es importante que puedas deshacerte de las partes de tu rutina de vacaciones que no te brindan alegría. Hacer algo nuevo aumenta la atención plena porque es más probable que prestes atención y te centres en la novedad. Hay muchas cosas nuevas que puedes probar para darle nueva vida a tus vacaciones: una nueva receta, organizar un tipo diferente de fiesta, ir a visitar algún lugar nuevo… El cambio puede ser bueno (y si no lo es, siempre puedes volver a tu antigua forma de hacer las cosas).

 

8. Deja la autoexigencia/perfeccionismo. No trates de que todo lo que hagas durante las vacaciones sea perfecto. Deja a un lado la expectativa de que las vacaciones que has organizado sean perfectas. ¡Simplemente relájate y disfruta de cada momento tal y como es!

 

9. Dedica tiempo a jugar. No estés demasiado ocupado para jugar realmente. Juega con tus hijos, con tu pareja, con tu perro… ¡Los adultos también necesitan tiempo de juego! Piensa en lo que es divertido para ti (a veces recordar lo que te gustó de niño puede ayudarte) y haz que suceda.

 

10. Practica la gratitud todos los días. La gratitud puede ser una práctica de atención plena que haces internamente al notar y decirte a ti mismo: "Estoy muy agradecido por la familia que tengo, por tener salud, por mis amigos, por el trabajo, por la vida que tengo”. O "Realmente disfruté tomando un café con un amigo. Eso fue un verdadero placer." Pero como muchas cosas, la gratitud es aún mejor cuando se comparte. Intenta decirle a tus seres queridos y a las personas con las que estés que has disfrutado de su compañía. Las notas de agradecimiento también son maravillosas. Cuando se expresa gratitud, es un regalo tanto para el receptor como para el donante.

 

11. Practica la autocompasión. Durante una temporada de vacaciones ocupada, no olvides cuidarte y ser bueno contigo mismo. Descansa y haz ejercicio regularmente, y tómate el tiempo necesario para hacer cosas relajantes y divertidas para que puedas recargar energías. Cuidarte te permite ser más atento y tranquilo cuando estás con otras personas durante las vacaciones. Incluso puedes descubrir que cuando te cuidas, es posible ser más amable y dar más a los demás.

 

Puedes elegir cómo pasar las vacaciones. Tus vacaciones no tienen que incluir una lista enorme de tareas pendientes y estar lleno de cosas que simplemente haces por obligación o tradición. Mindfulness puede ser una forma efectiva de lidiar con el estrés de las vacaciones. Espero que estas formas de practicar la atención plena te ayuden a reducir el estrés y aumentar tus conexiones de manera significativa durante las vacaciones. ¡La mayoría de ellos son simples y gratuitas! 

Publicado por:

Error

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Más información

Seleccione sus cookies.

ACEPTAR COOKIES CONFIGURAR