Accede al área de abonados
Seleccionar centro GO fit

Aprende a manejar tu ansiedad con la práctica de Mindfulness

Las claves para controlar tu ansiedad gracias al Mindfulness

  • 15
  • JUN

Observar cómo funciona nuestra mente desde nuestra experiencia es la manera para transformar la experiencia

La práctica de Mindfulness nos permite estar presentes de manera consciente momento a momento.

Antes de ver cómo podemos manejar la ansiedad con Mindfulness es importante comprender cómo surge la ansiedad y para ello es necesario hablar del cerebro.

 

Durante los últimos 250 millones de años nuestro cerebro ha evolucionado desarrollando distintas zonas que interaccionan entre ellas. Dentro de estas zonas podemos identificar la llamada neocórtex. Esta nueva zona del cerebro incluye la corteza prefrontal, que está involucrada en el pensamiento y en la capacidad de planear, planificar, programar. Pero hay una trampa. Nuestra corteza prefrontal necesita información precisa para planear el futuro. La falta de información precisa, causa incertidumbre y la incertidumbre causa miedo. La combinación de ambas lleva a la ansiedad.

 

Cuando no tenemos información precisa, hay incertidumbre y miedo. El cerebro no soporta la incertidumbre y al no tener la información precisa que necesita, lo que hace es que te impulsa a buscar más información de manera compulsiva hasta que pueda encontrar alguna certeza. Mientras no lo logre, te hará la vida imposible. Es el mismo proceso de las adicciones, pero en este caso lo que se busca no es droga, alcohol, comida, etc, sino certezas. Realmente lo que sucede, es que el cerebro te está ayudando a sobrevivir tratando de encontrar la solución y la manera de adaptarte a esta nueva situación.

 

La ansiedad puede expandirse como un virus, pero en vez de por contacto físico, se expande por lo que se denomina contagio social. Pensad en contagio social como infección emocional. Si hablas con alguien por teléfono que esté ansioso, probablemente te pondrás ansioso. Si lees artículos en las redes sociales en las cuales las personas transmiten nerviosismo y ansiedad, propiamente tu también te pongas ansioso. En este caso, la ansiedad más el contagio social es igual a pánico, el cerebro se queda bloqueado y congelado. Y este es el momento en el que nuestra corteza prefrontal se desconecta.

 

Simplemente nuestra parte pensante del cerebro no puede pensar de manera clara y es cuando se toman decisiones totalmente irracionales. Necesitamos entonces una manera para mantener nuestra corteza prefrontal conectada para pensar de la manera adecuada y tomar buenas decisiones. Y es aquí cuando entra en juego la práctica de Mindfulness. La práctica de Mindfulness nos permite estar presentes de manera consciente momento a momento. Esa es la manera en la cual el cerebro puede tener la información más precisa posible, momento a momento, y esa es también la manera de poder recobrar la calma y la serenidad.

 

Mindfulness nos permite básicamente dos cosas:

1. Darnos cuenta de cómo funciona nuestra mente a través del proceso llamado metacognición. Esta capacidad neurocognitiva nos permite observar los propios pensamientos en lugar de verse arrastrado y atrapado por ellos y comprender directa e intuitivamente nuestra experiencia a medida que va surgiendo momento a momento.

2. Observar desde la ecuanimidad, es decir, desde el equilibrio interior que nos permite no reaccionar ni emocional ni cognitivamente. De este modo, tenemos la posibilidad de crear un espacio interior para poder responder en vez de reaccionar impulsivamente, y para transformar nuestros hábitos y comportamientos.

 

Este proceso es la manera en la cual la práctica de Mindfulness nos ayuda a manejar la ansiedad: “observar cómo funciona nuestra mente desde nuestra experiencia es la manera para transformar la experiencia”.

 

La idea es que distintas partes de nuestro cerebro (racional y emocional) entran en bucles de retroalimentación, en donde la mente afecta al cuerpo y viceversa. Si no somos conscientes de este juego, vamos a ser arrastrados por la cascada de reacciones de estos bucles sin ser consciente de lo que está pasando. La práctica de Mindfulness nos ayuda a ser conscientes de ello para salir de estos bucles. La práctica de Mindfulness entonces a lo que nos ayuda es a ser conscientes e identificar los bucles en los cuales entramos y cuando entramos en ellos, para poder salir lo antes posible y no vernos arrastrados por ellos.

Publicado por:
  • Salud
Relacionadas

Error

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Más información

Seleccione sus cookies.

ACEPTAR COOKIES CONFIGURAR