Accede al área de abonados
Seleccionar centro GO fit

Ahorra tiempo y dinero con el Batch Cooking

¡Prepárate para el Batch Cooking!

  • 25
  • ENE

Planifica tu menú y ahorra tiempo y dinero

Descubre lo que necesitas.

La idea de batch cooking nace con el fin de reservar unas horas a la semana para entrar en la cocina y preparar la base de la comida que nos servirá durante la semana para elaborar platos nutricionales completos en solo 10-15 minutos. Por tanto es un método para  preparar varias porciones de alimentos a la vez y almacenarlos para un consumo futuro.

 

Los pasos básicos que nos van a ayudar para llevarlo a cabo de forma correcta son:

  • Planificar el menú y elegir los ingredientes base: decidir qué comidas se prepararán, ¿las cenas? ¿almuerzos? Al principio de la semana, o cuando decidamos dedicarnos a cocinar, elegiremos un ingrediente base que sea versátil, como puede ser el arroz  o pasta integral. En lugar de hacer una ración se hacen cinco, que se podrán incorporar a los platos durante la semana. Puede usarse con salsa para sofreír, mezclarlo con pasas, frutos secos, etc.

 

  • Hacer la lista de la compra: haremos un repaso de la despensa y la nevera para saber de qué productos disponemos.

 

  • Mezclar y combinar durante la semana: si se preparan pimientos rellenos, por ejemplo, pueden cortarse algunos de más para preparar salteados. También pueden dejarse cortadas y picadas cebollas adicionales para utilizar en cualquier otro. Si se prepara un guiso, puede duplicarse la cantidad y guardarlo en recipientes separados y raciones pequeñas.

 

  • Mantener la organización: hacer una lista en la nevera de los ingredientes preparados con los que deberán hacerse los platos durante la semana evitará tener que desperdiciar alimentos. Si tenemos un exceso de alguno de ellos, podemos congelarlo.

 

Para este tipo de preparaciones culinarias necesitaremos utensilios como:

  • Recipientes y botes de vidrio herméticos (nos permiten no solo conservar bien los alimentos sino también recalentar de forma segura).
  • Bolsas reutilizables y papel film.
  • Varias bandejas para hornear en distintos tamaños.

 

Una de las ventajas del batch cooking es que se pueden asar una gran variedad de verduras y recalentarlas durante la semana. Algunas de las que pueden prepararse con anticipación son las zanahorias, chirivías, calabaza, espárragos, setas, cebollas, calabacín o pimientos.

También pueden rotarse los cereales y legumbres, como arroz, quinua o lentejas. También es posible preparar opciones de proteínas: las carnes y las aves duran en la nevera de tres a cuatro días; el pescado y el marisco cocido se alargarán entre uno y dos días.

Deberían cocinarse al menos 3 o 4 verduras para rotar  durante la semana y al menos dos opciones de proteínas vegetales como pudieran ser las legumbres o la quinoa.

La preparación anticipada de comida debe hacerse sin aderezos, ni salsas, ningún tipo de condimento, ya que  puede modificar la textura y sabor si no lo consumimos en el día. Cuando llegue la hora de la comida, se calienta en la sartén o en el horno y solo entonces se añaden las salsas, los condimentos frescos o las hierbas al plato.

 

Puntos a tener en cuenta a la hora de su almacenamiento y conservación

Debemos asegurarnos de almacenar los alimentos de forma correcta. Algunas pautas que pueden ayudarnos son:

  • Guardar verduras precortadas como zanahorias en agua para que no se sequen.

 

  • Envolver hamburguesas, filetes, etc en papel film para que, cuando se congelen, no se peguen.

 

  • Etiquetar todos los paquetes con el nombre de la receta y la fecha en la que se ha preparado.

 

  • Guardar componentes por separado. Si preparamos ensalada con lechuga, debemos tener en cuenta que esta puede marchitarse fácilmente en la nevera. Para evitarlo y poder disfrutar de una ensalada como base de una cena rápida y sencilla o un simple acompañamiento, podemos agregar lechuga rallada, zanahorias cortadas y tomates cherry en un tazón grande con tapa con un papel de cocina en el recipiente para absorber la humedad, lo que ayudará a evitar que las verduras se marchiten.

 

  • Dividir la comida en porciones y congelarla así porque es más fácil después descongelar la cantidad exacta que necesitamos cada vez.

 

  • Antes de congelar los alimentos cocidos deben dejarse enfriar, esto evitará que se forme condensación dentro del recipiente y, por tanto, que se generen cristales de hielo en la comida. Pero no deben sobrepasarse las dos horas a temperatura ambiente porque, de lo contrario, podrían acumularse bacterias dañinas.

 

  • Al congelar alimentos en bolsas debe eliminarse el aire del interior porque este provoca quemaduras y una mayor oxidación de los alimentos.

 

  • Si la comida preparada se guarda en la nevera debe consumirse en un plazo de dos días.

 

  • La comida solo debe recalentarse una vez porque hacerlo más aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria.
Publicado por:

Error

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Más información

Seleccione sus cookies.

ACEPTAR COOKIES CONFIGURAR