Accede al área de abonados

La fruta perfecta para antes y después del entrenamiento

Todos sabemos que la fruta es un alimento imprescindible para nuestro organismo y mucho más si practicas deporte. ¿Pero sabrías qué frutas son las buenas antes y después de tu entrenamiento diario?

  • 23
  • SET

Recetas fáciles para preparar nuestro cuerpo antes del entrenamiento diario

Por lo general se recomienda ingerir algún alimento 2 horas antes y 2 horas después de entrenar, y si es fruta mejor, ya que el no hacerlo disminuye el rendimiento pudiendo provocar calambres musculares. Así que apunta algunas de nuestras deliciosas recetas.

Manzanas, platanos, naranjas, fresas, todas riquísimas y frescas, pero, sobre todo, grandes aliadas de nuestro entrenamiento. Si las consumimos antes de una sesión deportiva, conseguiremos un rendimiento óptimo y si la ingerimos después, recuperaremos aquellos minerales que hemos eliminado.

Nuestro equipo de nutricionista nos enseñan algunas recetas fáciles para preparar tu cuerpo para tu entrenamiento diario y recuperarte mucho mejor, ¡apuntalas!

Antes del entrenamiento

Tenemos que tomar frutas con un bajo índice glucémico como son los frutos rojos, tales como las fresas. A parte de su bajo contenido en glucosa tiene altas cantidades de antioxidantes ayudándonos a hacer frente a la rutina de entrenamiento.

Receta: Jugo de fresas y naranja

Ingredientes: 6 naranjas, 10 fresas con sus hojas

Haz un jugo de naranja y viértelo en la licuadora. Luego agrega las fresas junto con las hojitas verdes que vienen en ellas, pero sin el cabo, pues son muy saludables y le darán un toque delicioso a este jugo natural.

Después de una dura jornada deportiva

Una de las frutas perfectas para recuperar fuerzas es el plátano. Su contenido en carbohidratos (alrededor de los 100g por pieza) y potasio evita los calambres musculares.

Receta: Ensalada fresca de manzana y plátano con miel

Ingredientes: 1 plátano, 1 manzana, 2 cucharadas de miel

Lava la fruta y córtala en trozos medianos, rocíala con unas gotas de limón para que no se oxide y vierte dos cucharadas de miel. Muévelo hasta que se mezcle todo y disfrutarás de una receta sencilla para servirte un poco antes de salir de casa.

Publicado por:

Error