Accede al área de abonados

El sueño juega un papel fundamental en nuestra salud

Los problemas relacionados con el sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida del 50% de la población mundial, afirma el profesor Alfonso Jiménez.

  • 4
  • MAR

Descansa. Vivirás más y mejor.

Las personas que practican ejercicio habitualmente, concilian mejor el sueño y aumentan el tiempo de descanso nocturno en las fases del sueño más reparadoras.

En la actualidad, los problemas relacionados con el sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de prácticamente el 50% de la población mundial. 

En España y Portugal, los trastornos del sueño afectan a un tercio de la población (4% de forma crónica) y suponen también un importante problema, cada vez mayor, de salud pública. Por ejemplo, se relacionan con el 20% de los accidentes de tráfico y pueden ser la primera manifestación de enfermedades neurodegenerativas tales como el Parkinson. Además, la apnea del sueño o los problemas de insomnio repercuten negativamente en términos de pérdida de productividad, con el consecuente impacto en la economía y en la sociedad en general. 

El sueño juega un papel fundamental en nuestra salud, ya que cumple una función clave de recuperación de energía, restitución de tejidos y regulación a la baja de nuestra temperatura. Y el ejercicio es sin lugar a dudas su gran aliado, pues no existe otro estimulo tan potente para consumir energía, degradar tejidos y elevar la temperatura corporal.

De esta forma, distintos estudios han demostrado a lo largo de las tres últimas décadas que los individuos físicamente activos (aquellos que realizan al menos 150 minutos de actividad física o ejercicio a la semana) concilian mejor el sueño y aumentan el tiempo de descanso nocturno en las fases del sueño más reparadoras (aquellas en donde se liberan las hormonas que nos permiten recuperarnos adecuadamente). Además, estos efectos se manifiestan tanto en individuos con patrones de sueño normal como en personas que padecen insomnio.

Un reciente estudio realizado por la Universidad del Estado de Oregón (Estados Unidos), con una muestra de más de 2.600 personas de entre 18 y 85 años de edad, encontró que aquellos participantes que realizaban al menos esos 150 minutos de actividad física a la semana (que constituyen las Recomendaciones Oficiales), mejoraban en un 65% su calidad del sueño manifestando sentirse menos dormidos durante el día que aquellos que realizaban menos ejercicio. 

Además, reducían un 68% la presencia de calambres nocturnos y mejoraba un 45% su capacidad de concentración al sentirse cansados. Otro reciente trabajo aportaba más luz respecto a este efecto positivo del ejercicio en el sueño, e identificaba que a pesar de que los efectos positivos en el sueño se manifiestan positivamente en la mayoría de los sujetos desde el primer día, son necesarias al menos 16 semanas de práctica regular para producir un incremento significativo en las horas de sueño (aproximadamente 1,25 horas).

De hecho, si padeces problemas de insomnio o somnolencia durante el día deberías considerar al ejercicio como tu gran aliado, integrando su práctica como una parte fundamental de tu estilo de vida, y siendo consciente que serán necesarios varios meses para disfrutar al máximo de sus beneficios.

 

 

Prof. Alfonso Jiménez, PhD, CSCS, NSCA-CPT, FLF


Director de Investigación del GO fit LAB, es Catedrático de Ejercicio Físico y Salud y Director del Centro de Investigación en Ciencias Biológicas Aplicadas y del Ejercicio en la Universidad de Coventry (Reino Unido), y Director de la Comisión de Investigación y Divulgación de la Fundación para la Vida Activa y Saludable. Además, es Investigador Asociado y Catedrático Visitante en la Universidad de Victoria (Melbourne, Australia). 

http://www.coventry.ac.uk/research/research-directories/researchers/professor-alfonso-jimenez/

 

Publicado por:
  • Cuerpo y Mente
  • GO fit LAB
  • Salud
Relacionadas

Error