Accede al área de abonados

El ejercicio regular te protege de sufrir un ictus

Se trata de la segunda causa de muerte en España, afectando cada año a entre 110.000 y 120.000 personas, una cifra que va en aumento.

  • 8
  • JUL

El deporte reduce los factores de riesgo cardiovasculares

La práctica habitual de ejercicio físico reduce los factores de riesgo cardiovascular, claves en la prevención de sufrir un ictus.

Se denomina ictus al trastorno brusco del flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región del encéfalo. El Grupo de Estudio de las Enfermedades Vasculares Cerebrales de la Sociedad Española de Neurología (SEN) recomienda la utilización de este término para referirse de forma genérica a la isquemia cerebral y a la hemorragia intracerebral.

 

Se trata de la segunda causa de muerte en España (primera entre las mujeres) y afecta cada año a entre 110.000 y 120.000 personas; es decir, cada 14 minutos muere un paciente por ictus en España. Según datos publicados por la OMS sobre la mortalidad global producida por las enfermedades cardiovasculares, el 32% se debieron a ictus. Las tres cuartas partes de los ictus afectan a pacientes mayores de 65 años, y debido a las previsiones de población, en las que España sería en el año 2050 una de las poblaciones más envejecidas del mundo, se prevé un incremento de la incidencia y prevalencia de este tipo de enfermedad en los próximos años.

Existe hoy en día una base de evidencias solidas sobre los efectos positivos de la práctica regular de ejercicio físico en la prevención del ictus, fundamentalmente por su efecto en la reducción del impacto negativo de los denominados factores de riesgo cardiovascular. De esta forma, estudios observacionales han identificado una relación inversa entre el nivel de actividad física y el riesgo de ictus, con recientes revisiones de trabajos científicos que cuantifican en un 25-30% la reducción del riesgo de ictus en personas físicamente activas.

Para aquellas personas cuya actividad laboral implica altos niveles de actividad la reducción puede alcanzar el 43% comparada con otras personas con trabajos fundamentalmente sedentarios. Por otra parte, aquellos individuos que concentran su actividad física en el tiempo libre también reducen sus niveles de riesgo hasta en un 20 y un 25%, comparados con aquellos cuyo comportamiento en su tiempo de ocio es inactivo.

Aunque son muchos los factores que intervienen (mejora del perfil de lípidos, reducción de los factores pro-inflamatorios en los vasos sanguíneos, etc.), la principal responsable de este efecto beneficioso del ejercicio en la prevención del ictus parece ser la reducción de la tensión arterial asociada a la práctica, lo cual es una muy buena noticia. Ahora bien, este efecto positivo es dependiente del nivel de práctica, y por ello si queremos contribuir a reducir el riesgo de ictus de forma significativa nuestro estilo de vida de vida debe integrar el ejercicio diario como parte del mismo.

Publicado por:
  • GO fit LAB
  • Salud
Relacionadas

Error