Accede al área de abonados

El ejercicio regular te ayuda a mejorar tus niveles de colesterol

Uno de los aspectos fundamentales para mantener una adecuada salud cardiovascular es la práctica habitual de ejercicio.

  • 3
  • AGO

Un estilo de vida inactivo afecta a los niveles de colesterol

Por el contrario, practicar deporte aumenta los niveles de lipoproteínas o el llamado colesterol bueno (HDL).

Como ya hemos insistido en múltiples ocasiones, la inactividad física es en sí un factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular. Así, un aspecto clave para mantener la salud cardiovascular es mantenerse físicamente activo.

Una dieta inadecuada y un estilo de vida inactivo facilitan la alteración del perfil de lípidos en sangre. De esta forma, los niveles elevados de las lipoproteínas de baja densidad o colesterol LDL (el malo) contribuyen a la acumulación de placas de ateroma (junto con los triglicéridos) en el interior de las arterias, lo cual aumenta exponencialmente el riesgo de accidente coronario. Existe una clara relación directa entre niveles crónicos elevados de colesterol en sangre (denominado como dislipemia) y la enfermedad coronaria. De hecho, un famoso meta-análisis publicado en la prestigiosa revista científica Lancet basado en los resultados de veintiséis estudios realizados con una muestra total de 170.000 personas (Baiget et al., 2010), concluía que una reducción clara del LDL (el colesterol “malo” para la salud), reducía la incidencia de ataques al corazón y episodios de isquemia coronaria.

Por otra parte, aumentar los niveles de lipoproteínas de alta densidad o colesterol HDL (el bueno), mediante un estilo de vida físicamente activo, ayudan a que esa placa no se acumule y a mantener una buena salud cardiovascular.

Así, en otro trabajo “clásico” de Pedersen y Saltin (2006), los autores identifican las evidencias positivas disponibles sobre el valor del ejercicio físico como elemento preventivo y terapéutico en sujetos con niveles elevados de colesterol, y las clasifican en cuatro áreas: patogénesis de la enfermedad (valor potencial preventivo del ejercicio físico), sintomatología específica asociada (reducción directa de los valores); aptitud física (capacidad del paciente); e impacto en su calidad de vida. Pues bien, las evidencias positivas disponibles hoy en día son indiscutibles (categoría de evidencia de nivel A) en las cuatro áreas. De la misma forma, un trabajo posterior (Aadahl et al., 2007) de tres años de seguimiento a 1.693 sujetos de ambos sexos, y edades comprendidas entre 33 y 64 años, se demostró a su vez que existe una relación directa positiva entre un mayor nivel de actividad física regular y un nivel elevado de HDL (colesterol “bueno”), mientras que esa relación es directamente negativa respecto a los triglicéridos (a mayor nivel de actividad física regular menores los niveles de triglicéridos en sangre).  

Y entonces, ¿qué debemos hacer? Ven a tu centro GO fit y solicita orientación e indicaciones a tu entrenador.

Idealmente ejercicio diario (al menos 5 días/semana), con trabajo aeróbico continuo de moderado a intenso (desde 45 minutos al 70 al 85% FCmax), y trabajo de fuerza estructural (del 75-85% de 1RM, 3 días a la semana, en la parte inicial de la sesión, seguida del trabajo aeróbico, con descanso de 48 horas entre sesiones). 

 

 

Alfonso Jimenez

Prof. Alfonso Jiménez, PhD, CSCS, NSCA-CPT, FLF

Director de Investigación del GO fit LAB, es Catedrático de Ejercicio Físico y Salud y Director del Centro de Investigación en Ciencias Biológicas Aplicadas y del Ejercicio en la Universidad de Coventry (Reino Unido), y Director de la Comisión de Investigación y Divulgación de la Fundación para la Vida Activa y Saludable. Además, es Investigador Asociado y Catedrático Visitante en la Universidad de Victoria (Melbourne, Australia).

http://www.coventry.ac.uk/research/research-directories/researchers/professor-alfonso-jimenez/

@Prof_AJimenez

 

Noticia de salud patrocinada por  Adeslas

Publicado por:
  • Fitness
  • GO fit LAB
  • Salud
Relacionadas

Error