Accede al área de abonados

Consejos nutricionales para despedir el verano

Las vacaciones son sinónimo de desequilibrios y excesos: combátelos con estos tips.

  • 4
  • SEP

7 consejos nutricionales para cuidarte después del verano

Conseguir un estilo de vida saludable para vivir más y mejor es fácil. Descubre cómo lograrlo gracias a tu alimentación.

El famoso dicho “somos lo que comemos” no puede ser más cierto. Una alimentación variada, que incluya todos los grupos de nutrientes de forma equilibrada, influye en nuestro sistema inmunitario, estado de ánimo, nivel de energía y nos ayuda a mantener una buena salud a todos los niveles.

En GO fit queremos que vivas más y mejor, por eso continuación os dejamos 7 consejos nutricionales básicos para lograr que la alimentación se convierta en la mejor herramienta hacia una vida más saludable y feliz:

  • Aumenta el consumo de alimentos vegetales.

Fruta y verdura, legumbres, cereales integrales, semillas y alimentos de origen vegetal en general deben estar en la base de nuestra dieta. Son ricos en vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Opta por opciones de proximidad y temporada, con mucho más sabor y beneficios para tu salud y el medio ambiente. 

  • Evita los alimentos ultraprocesados.

Son aquellas preparaciones industriales que presentan infinitas listas de ingredientes, pero muy poco valor nutricional como precocinados o bollería industrial. Prioriza la compra de alimentos frescos, sin procesar, mucho más ricos en nutrientes y con menor contenido de grasa poco saludable, azúcar y sal. 

  • No limites el consumo de grasa de calidad.

Muchas veces se reduce el consumo de grasa por su contenido calórico sin tener en cuenta el origen y la calidad de ésta. Es un macronutriente imprescindible en nuestra dieta, solo hay que saber qué opciones son las mejores teniendo en cuenta el volumen de actividad física. Opta por incluirla en forma de aceite de oliva virgen extra, frutos secos crudos o tostados, semillas o pescado azul. Una restricción de grasa solo genera desequilibrios nutricionales, déficits de vitaminas liposolubles y dietas monótonas poco saludables a largo plazo. 

  • Hidrátate de forma continuada.

Aumenta la ingesta de agua y limita el consumo de bebidas energéticas, zumos comerciales o alcohol. Es especialmente importante mantener una buena hidratación con altas temperaturas o si realizamos ejercicio físico con frecuencia. Si te cuesta beber agua puedes optar por infusiones frías, agua con limón o aumentar el consumo de frutas como sandía, piña o melón. No olvides llevar la botella de agua al ir a entrenar.

  • Come despacio, disfruta de la comida.

En nuestro día a día muchas veces comemos con prisa y sin ser plenamente conscientes de ello. Dedicar el tiempo necesario a cada comida es fundamental para una buena digestión, sentirte más saciado a largo plazo y mejorar nuestro estado de ánimo general. Comer es un placer ¡Disfrútalo!

  • Anímate a cocinar y échale imaginación.

Postres saludables, recetas para tupper rápidas y sabrosas o desayunos llenos de nutrientes más allá de galletas o bollería. La cocina es un mundo lleno de posibilidades y está en tu mano descubrirlas. Llevar una alimentación saludable a largo plazo es mucho más fácil si no nos aburrimos, innovamos en nuestros platos e incluimos a todos los miembros de la familia a la hora de preparar nuevas recetas. 


  • Menos sal y más especias.

La sal es fuente de sodio, imprescindible en nuestra dieta, pero es fundamental no abusar de ella para una buena salud cardiovascular. Una buena idea para reducir su consumo es sustituirla por condimentos y especias saludables como cúrcuma, canela o comino que hagan de cada plato una experiencia distinta y además nos ayuden a nivel digestivo e inmunitario. 


Aliméntate bien, realiza ejercicio físico a diario y descansa como te mereces. Convierte estos tres pilares en hábitos presentes en tu día a día. ¡Verás cómo sonríes mucho más!

Recuerda: ¡La felicidad también se entrena!

Publicado por:
  • Comer bien
  • dieta
  • Nutrición
Relacionadas

Error